2010/06/09

Elegía

Las horas pasan,
un sudor frío recorre la espalda
por estas memorias
que jamás serán borradas.

Podremos marcharnos lejos,
o quedarnos cerca,
pero nuestro hogar
siempre será nuestra meta.

Los escalones se acaban,
el temor al futuro atormenta,
¿qué habrá después del último peldaño?
Mil preguntas sin respuesta.

Queremos dejarlo todo,
por estar ahora cansados,
pero mañana nos daremos cuenta:
no todas las lágrimas se han derramado