2010/06/30

Fecha de caducidad

La verdad es que he demorado hasta el último momento esta última entrada. Quizá porque no acababa de encontrar las palabras, las últimas palabras, con las que decir ADIÓS. Pues TICTIZA, que nació en noviembre del 2008 para mostrar que las TIC y la TIZA no están reñidas, antes al contrario, baja hoy el telón. Los chicos y chicas que han hecho posible el mantenimiento de este blog de aula van a iniciar una nueva singladura ya fuera de las aulas del Centro que les acogió durante unos cuantos cursos escolares. A partir de ahora serán otros profesores/-as los que se encargarán de seguir formando a estos ciudadanos/-as que se van a dedicar a la Economía, la Historia, la Traducción e Interpretación, el Periodismo, la Educación social, el Derecho y la Administración de Empresas.
Sé que les voy a echar de menos, bueno ya os estoy echando de menos,chic@s. Y siento una profunda tristeza porque me habéis regalado los mejores momentos de mi vida profesional. El blog ha hecho muchas cosas posible, pero, sobre todo, ha creado un vínculo emocional entre vosotros y yo que espero que nunca, NUNCA se rompa.

¡GRACIAS, muchas gracias a todos/-as los que nos habéis seguido, los que habéis hecho comentarios, los que un día nos leisteis, porque les habéis infundido ánimos para continuar haciendo crecer este blog que yo sabía que tenía FECHA DE CADUCIDAD!

¡Chic@s, os deseo una buena travesía!

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca

debes rogar que el viaje sea largo,

lleno de peripecias, lleno de experiencias.

No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,

ni la cólera del airado Posidón.

Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta

si tu pensamiento es elevado, si una exquisita

emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo (...)

Ítaca, de K. Kavafis

Aquí os dejo mi pequeño homenaje por todo el trabajo realizado que deseo que os guste.

2010/06/13

Elegía

Pocos llegamos, y ya se sabía
que sólo los que hemos trabajado
podemos presumir de haber ganado:
Cris, Javi, Ales, Ro, Sonia, María,

Emma, Sabe, Yaji, Ra y Lucía.
En Tictiza hemos participado
por eso la peonza hemos logrado.
Recompensadas horas de agonía.

Allá quedan las clases con Paramio,
fotos y artículos se agolpaban,
nos mandó rimar hasta con wolframio.

¡Cómo sufría cuando se agobiaban!
Tanto trabajo es sólo un andamio,
¡descansen, libros que noctambulaban!

2010/06/10

Elegía

Cuando tenía quince años
la vida era más sencilla,
unidos desde pequeños
siempre había una salida.

Infinitos sueños rotos,
separación de caminos,
desafiar el nuevo reto
alejada de los míos.


Agobios y malos ratos,
mil lágrimas confundidas
¿Qué será de nuestras vidas?
¿Qué hay de aquella salida?

Elegía

Yo siempre estudié en Monforte
y nunca podré olvidar
mis estudios, el deporte…
¡Bendita gente del norte!
Pero me tengo que marchar.

Me despido con un beso
de amigos que conocí
en el bachiller y la ESO
Recuerdos que tienen peso,
pero ya pronto me iré de aquí.

Otra etapa de la vida
empieza a abrirse ante mí.
Y lo que nunca se olvida
son el amigo y la amiga
que se quedaron aquí.

2010/06/09

Elegía

Las horas pasan,
un sudor frío recorre la espalda
por estas memorias
que jamás serán borradas.

Podremos marcharnos lejos,
o quedarnos cerca,
pero nuestro hogar
siempre será nuestra meta.

Los escalones se acaban,
el temor al futuro atormenta,
¿qué habrá después del último peldaño?
Mil preguntas sin respuesta.

Queremos dejarlo todo,
por estar ahora cansados,
pero mañana nos daremos cuenta:
no todas las lágrimas se han derramado

2010/06/07

"Huellas", de José Mª Merino

Microrrelato:

"AQUELLA PAPELERA volcada. La pintada en el muro, como una indescifrable maldición. VArias colillas en la tierra, alrededor del árbol. Un periódico doblado sobre un banco. Una pelota pequeña flotando en el estanque. La marca del carmín al borde de la taza. Un calcetín de niño colgando en la verja. Un escupitajo sanguinolento. La cicatriz del frenazo en el asfalto. Humedad en la almohada. Este relato"

Microfilm:

video

2010/06/05

"La televisión", de Benito Martínez

Microrrelato:

"El soldado me mira antes de disparar. Es sólo un instante, y me mira con esa cara de vidrio oscuro que tienen los soldados antes de disparar. El estudiante extiende los brazos en un gesto instintivo e inútil. Lo van a matar, se da cuenta y trata de detener el tiempo extendiendo los brazos hacia adelante. El soldado tiene el fusil automático listo y apunta al estudiante, que extiende los brazos. En ese momento se puede pensar que el estudiante ya está muerto, pero no; hay una larguísima fracción de segundo entre un momento y otro. Los dos se han quedado mirándome desde la pantalla del televisor, el matador y su víctima, bajo un sol que no he visto nunca.
El soldado dispara, pero no lo vemos. gracias al anuncio del nuevo detergente."

Microfilm:

video

2010/06/03

"La hora de las gaviotas", Ana Mª Shua

MICRORRELATO:

"ES LA HORA de las gaviotas, los turistas se están retirando con el sol y quedan sobre la playa los detritus que señalan su paso: vasitos descartables, bolsas de plástico, latas vacías, pomos de bronceador sin tapa, hebillas rotas, palitas de juguete torcidas, papeles con restos de mostaza o mayonesa y una hermosa mujer, acostada boca arriba, que alguien se ha dejado olvidada sobre la arena, un poco triste porque sabe que pronto será borrada por las olas."

MICROFILM:

video

2010/06/02

"Felinos", de Raúl Brasca

Microrrelato:

"Algo sucede entre el gato y yo. Estaba mirándolo desde mi sillón cuando se puso tenso, irguió las orejas y clavó la vista en un punto muy preciso del ligustro. Yo me concentré en él tanto como él en lo que miraba. De pronto sentí su instinto, un torbellino que me arrasó. Saltamos los dos a la vez. Ahora ha vuesto al mismo lugar de antes, se ha relajado y me echa una mirada lenta como para controlar que todo está bien. Ovillado en mi sillón, aguardo expectante su veredicto. Tengo la boca llena de plumas"

Microfilm:

video

2010/06/01

" Un saltamontes a la hora de la siesta", de Carola Aikin

Microrrelato:

"Érase una vez un saltamontes solitario que rascaba sus patitas y brincaba de un lado a otro de la blanca habitación. Una habitación toda blanca, sí, menos por una cascada de cabellos rojos, menos por unos párpados que se abren y descubren una mirada de enredaderas. Entonces, el saltamontes y aquella mirada intiman como nunca hubieran imaginado. "¿La beso?", duda el saltamontes. "¿Me habré vuelto loca?", se pregunta la mujer."

Microfilm:

video

De microrrelato a micro...film

La propuesta para este mes es hacer un "micro...film", a partir de un microrrelato, o lo que es lo mismo: tratar de adaptar ese nanotexto al cine. Para lo cual, durante unos días se van a convertir en "pequeños" directores, editores, productores, cámaras, ingenieros de sonido, montadores e, incluso, si así lo desean en actores. La técnica para su realización es libre.
¡Ya iremos viendo lo que hacen!

2010/05/29

Made in... ¿Spain?

Desde que uno sale por la mañana de la ducha oliendo a “Esencias Herbales” y pasa por la cocina a saborear unas “Palomitas de Maíz”, ya se ha calzado sus “Vaqueros Pepe” y acicalado con “Diesel” así como fusilado cuatro palabras typical spanish.
Otra escena:
Diana coge su “Tierras de Roberto” para ir al trabajo pero ve que el sol le molesta y decide usar sus “Rayos-Prohibición Caminante”. El “Teléfono I” de “Manzana” suena mientras masca un “Tresdientes Explosión”. Toca descansar y, agotada, no le apetece cocinar, se pasa por el “Rey de las Hamburguesas” y pide un “Gran Rey” con “Toro Rojo” para acompañar. Llegan las 10 de la noche y, después de apagar su “Vida Buena”(LG), decide acostarse no sin antes comprobar su “E-correo” abriendo sesión en “Ventana”.
Un total de 10 fusilamientos en menos de 24 horas sin contar los que me dejo “on the road”. Mientras las chicas de hoy en día no seamos chachis sino cool, cómo pueden pretender que nos maquillemos con una barra de labios teniendo los gloss? No me sean posh.

Las lenguas necesitan modernizarse, adaptarse a nuevas realidades todavía por designar. Por eso existen los neologismos y tomamos prestadas gran cantidad de palabras que asimilamos sin cuestionarnos si ya tenemos una que se refieran al mismo concepto.

En los “pubs” escuchamos y chapurreamos música inglesa. Admiramos a sus representantes con ridículos “I love Hanna Montana” y soñamos con viajar a la cuna de la que nos parece la civilización del mundo sin saber que es a África a la que le debemos lo que hoy somos. Ya no existe el día de Todos los Santos, ahora es Halloween y Coca-Cola ha decidido que Papá Noel no nos traerá más regalos por navidad, lo relevará Santa Claus.

El castellano, como otras tantas lenguas, se está acomodando en la ley del mínimo esfuerzo. Si puedo copiar, ¿para qué voy a inventar? Lo poco que nos distancia ya de nuestros amigos americanos, entre otras cosas, son las barreras políticas. Las lenguas deben tratar de ser cada vez menos posesivas con sus hablantes. La globalización nos ha convertido en un todo y cada nueva palabra nos ayuda a empaparnos de la cultura ajena. ¿Que este siglo nos ha tocado el inglés? Pues no pasa nada, mañana será el turno del chino.

2010/05/28

"Party" o Party

Los anglicismos no son más que una pequeña prueba y otro ejemplo más de la enorme influencia que el poder tiene en este mundo. En cada época, la influencia del país hegemónico de turno se refleja de diferentes maneras. En el siglo XV, cuando reinaba Carlos V, España era el país cuya hegemonía rebasaba límites nunca vistos anteriormente. En aquel tiempo, lo que se llevaba era guerrear, y en la corte la riqueza y la opulencia ejercían su particular reinado. Pues bien, en las cortes francesa e inglesa de la Europa del siglo XV una de las mayores preocupaciones era vestir a la forma española, imitar nuestras costumbres no sólo en la moda, si no también en la guerra.

En la actualidad la hegemonía, a parte de América, la tiene la publicidad, y estas dos se compaginan, ambas consiguen integrarse en nuestro vocabulario y expresiones cotidianas, de tal modo que el que no las domine, como sucediera en la cote real francesa, no estará a la moda. Otro factor importante en la actualidad, como no, es la televisión. Esta no ayuda para nada a la lengua española, ya que con su masiva influencia lo único que consigue es hacer que la balanza se incline a favor del inglés y que este tenga una mayor presencia en nuestra vida cotidiana. Esto tendría un pase si el nuestro fuera un idioma pobre en léxico, pero resulta que se caracteriza por todo lo contrario. Algo que tampoco ayuda es ese complejo español, que hace que todo lo que venga de fuera sea superior y digno de admiración y alabanza. Eso es algo ya casi inherente a la condición de ser español. Vale que seamos educados y respetuosos con lo extranjero, eso por supuesto, pero un poquito de orgullo nacional no nos vendría nada mal.

Pues bien, mientras el bacon siga siendo un desayuno, el footing un deporte, los yuppies una profesión, y el lifting una vejez mal aceptada, nosotros mejor nos vamos de party y nos olvidamos de intentar cambiar lo irremediable, que es que la televisión , el inglés y la publicidad se alíen para cambiar nuestro lenguaje, porque por algo el único anglicismo que el corrector de esta redacción no me ha subrayado es este último, party...

2010/05/27

Palabras adoptadas y adaptadas

La influencia que ejerce el inglés, la lengua franca, se hace muy notoria en nuestro idioma. Con frecuencia, los españoles recurrimos a formas inglesas para expresarnos, sobre todo en los usos orales.
La incorporación de palabras procedentes de otras lenguas próximas es un fenómeno muy común, sobre todo cuando se trata de anglicismos. Las razones pueden ser de muy variada índole: por necesidad, éste es el caso de muchos países que toman del inglés palabras que no tienen, ya sea por la pobreza de su idioma o porque ven en el inglés un recurso muy útil ante el avance y desarrollo de algunos campos, como el de la economía, los medios de comunicación, la informática, los avances científicos y tecnológicos o el ocio, por lo que se ven forzados a echar mano de anglicismos para solucionar la escasez de léxico. Pero lo peor es que los españoles ostentamos el récord en modernizarnos. No sólo echamos mano de préstamos lingüísticos necesarios, sino que hemos adoptado los que no nos hacen falta.
En cuanto a los mass media, la prensa del corazón y el mundo del deporte son claros ejemplos de la presencia de términos ingleses, tales como celebrity, shopping, gloss, jeans o lifting, en lugar de las formas propias famoso/a, compras, brillo, pantalones vaqueros o operación estética.
En lo que al deporte se refiere, nos encontramos con palabras como goal, corner, football o shoot, pero a diferencia de las anteriores, el empleo de anglicismos en este campo tiene una explicación: los entendidos del fútbol, sobre todo tiempo atrás, justificaban su empleo afirmando que era mejor usar la terminología de su lengua de origen (el inglés), aunque con la llegada del régimen franquista se optó por sustituir los términos extranjeros por palabras propias del único idioma permitido: el español. Así, se crean nuevos términos como saque de esquina y se castellanizan otros como fútbol, chute y gol. En la actualidad, ambas formas conviven, pero el ansia de prestigio de los jugadores los impulsa a usarlos sin traducirlos.
Con respecto a la tecnología, muchos periodistas usan anglicismos porque creen que al traducirse pierden calidad e implican el empleo de un mayor número de palabras. Así pues, bluetooth (dispositivo de transmisión de datos sin cables) o blog (diario en la red) son ejemplos que evidencian la facilidad del inglés en este sentido.
También en informática aparecen anglicismos, siendo frecuentes en forma de calcos, como hard copy en vez de copia dura o port en vez de vía de entrada.
En economía, hay muchos préstamos lingüísticos, en gran parte debido a la globalización y al dominio del modelo económico inglés. Algunos como refinancing (refinanciación) se han adaptado a nuestro idioma, pero otros como holding, dumping, trust, stock o cartel han sido reconocidos oficialmente por la RAE.
En el campo del ocio también existe una tendencia a la utilización masiva de anglicismos, tendencia que aparece perfectamente reflejada en palabras como thriller, reality show o hobby, palabras en las que la forma española permanece marginada.
Todos estos son sólo algunos ejemplos que se hacen eco del enorme influjo que ejerce la cultura inglesa, destacando sobre todo el modelo estadounidense.
Estamos tan familiarizados con ellos que ni cuenta nos damos, es más, me atrevería a decir que forman parte de nosotros, de nuestro día a día. Pero es que si nos paramos un momento a analizar, cada vez que vamos al super y pedimos un red bull, lo que estamos diciendo es que nos den un “toro rojo” o cuando nos vamos de shopping al centro comercial de Orense, en la tienda que primero entramos es en “jersey y oso”. Decirlo en castellano sonaría un tanto absurdo, ¿verdad? Pues es lo que hay. Bueno, y ahora os dejo que todavía tengo que ir al Arenal a comprarme un “cabeza y hombros” y unas “órbitas blancas” que si no me cierran.