2010/05/27

Palabras adoptadas y adaptadas

La influencia que ejerce el inglés, la lengua franca, se hace muy notoria en nuestro idioma. Con frecuencia, los españoles recurrimos a formas inglesas para expresarnos, sobre todo en los usos orales.
La incorporación de palabras procedentes de otras lenguas próximas es un fenómeno muy común, sobre todo cuando se trata de anglicismos. Las razones pueden ser de muy variada índole: por necesidad, éste es el caso de muchos países que toman del inglés palabras que no tienen, ya sea por la pobreza de su idioma o porque ven en el inglés un recurso muy útil ante el avance y desarrollo de algunos campos, como el de la economía, los medios de comunicación, la informática, los avances científicos y tecnológicos o el ocio, por lo que se ven forzados a echar mano de anglicismos para solucionar la escasez de léxico. Pero lo peor es que los españoles ostentamos el récord en modernizarnos. No sólo echamos mano de préstamos lingüísticos necesarios, sino que hemos adoptado los que no nos hacen falta.
En cuanto a los mass media, la prensa del corazón y el mundo del deporte son claros ejemplos de la presencia de términos ingleses, tales como celebrity, shopping, gloss, jeans o lifting, en lugar de las formas propias famoso/a, compras, brillo, pantalones vaqueros o operación estética.
En lo que al deporte se refiere, nos encontramos con palabras como goal, corner, football o shoot, pero a diferencia de las anteriores, el empleo de anglicismos en este campo tiene una explicación: los entendidos del fútbol, sobre todo tiempo atrás, justificaban su empleo afirmando que era mejor usar la terminología de su lengua de origen (el inglés), aunque con la llegada del régimen franquista se optó por sustituir los términos extranjeros por palabras propias del único idioma permitido: el español. Así, se crean nuevos términos como saque de esquina y se castellanizan otros como fútbol, chute y gol. En la actualidad, ambas formas conviven, pero el ansia de prestigio de los jugadores los impulsa a usarlos sin traducirlos.
Con respecto a la tecnología, muchos periodistas usan anglicismos porque creen que al traducirse pierden calidad e implican el empleo de un mayor número de palabras. Así pues, bluetooth (dispositivo de transmisión de datos sin cables) o blog (diario en la red) son ejemplos que evidencian la facilidad del inglés en este sentido.
También en informática aparecen anglicismos, siendo frecuentes en forma de calcos, como hard copy en vez de copia dura o port en vez de vía de entrada.
En economía, hay muchos préstamos lingüísticos, en gran parte debido a la globalización y al dominio del modelo económico inglés. Algunos como refinancing (refinanciación) se han adaptado a nuestro idioma, pero otros como holding, dumping, trust, stock o cartel han sido reconocidos oficialmente por la RAE.
En el campo del ocio también existe una tendencia a la utilización masiva de anglicismos, tendencia que aparece perfectamente reflejada en palabras como thriller, reality show o hobby, palabras en las que la forma española permanece marginada.
Todos estos son sólo algunos ejemplos que se hacen eco del enorme influjo que ejerce la cultura inglesa, destacando sobre todo el modelo estadounidense.
Estamos tan familiarizados con ellos que ni cuenta nos damos, es más, me atrevería a decir que forman parte de nosotros, de nuestro día a día. Pero es que si nos paramos un momento a analizar, cada vez que vamos al super y pedimos un red bull, lo que estamos diciendo es que nos den un “toro rojo” o cuando nos vamos de shopping al centro comercial de Orense, en la tienda que primero entramos es en “jersey y oso”. Decirlo en castellano sonaría un tanto absurdo, ¿verdad? Pues es lo que hay. Bueno, y ahora os dejo que todavía tengo que ir al Arenal a comprarme un “cabeza y hombros” y unas “órbitas blancas” que si no me cierran.






1 comentario:

Anónimo dijo...

Antes de nada felicitar a María, la autora de esta entrada.

Y solo decir que en lo de "refinanding" debe de haber una érrata ortográfica y supongo que realmente será "refinancing". La verdad es que son más habituales los otros términos ingleses que este de refinanciación. Y hay muchos otros como: marketing, cash-flow, full-cost, direct-cost, dustbin check, elevator pitch, feed-back... y así un montonazo más.

Y en Informática además de la "hard copy" podríamos hablar del "hard disk" que pienos que es un término más utilizado e incluso se usan las siglas HD; lo mismo que en economía se usan siglas derivadas del inglés como PERT, FIFO, LIFO, ECU...

Apture

wibiya widget